¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Consumo

El consumo es el factor común de la sociedad avanzada, en una economía globalizada donde podemos acceder a cualquier producto de las antípodas del planeta en la tienda del barrio donde vivimos, hace que merezca la pena pararse a reflexionar sobre el poder que tiene el acto de consumir o el de hacer nuestras compras más cotidianas.

En una línea de razonamiento, si  la salud es lo primero y más vale prevenir que curar, sería lógico tener como prioridad la prevención de la salud y por tanto los hábitos saludables  como el deporte o la alimentación serian parte de nuestra vida cotidiana. 

Solo una anotación, la prevención es tres veces más eficaz que el diagnostico y tratamiento, pero el presupuesto de sanidad se dedica independientemente de la cantidad de la que hablemos en un 99% al diagnostico y tratamiento, en contra de lo que nos dicen las  estadísticas de eficiencia y el sentido común si lo que queremos es salud.

Pero ¿a quien le interesa una sociedad que rechace los alimentos industriales?

Saber quién hay detrás de la alimentación industrial nos arroja mucha luz a preguntas como ¿Por qué se utiliza petróleo en la producción agrícola? O ¿por qué el  80%  de alimentos del súper  tienen como ingrediente  trazas de maíz o soja? y lo más comprometido que nos preocupa ¿porque la  información y publicidad nos ha alejado tanto de la importancia de una alimentación sana y ha cambiado tanto nuestros hábitos alimenticios hasta el punto de comprometer nuestra salud?

Nuestro poder de consumo es muy activo, y su repercusión puede modelar el tipo de sociedad en uno u otro sentido,

 Imaginad que por el módico precio de 50 céntimos todos los habitantes de un barrio empezasen a comprar huevos camperos, ¿Qué pasaría? pues es probable que en tres días o menos la oferta del supermercado se limitase a la demanda del consumidor, consiguiendo así fomentar  la producción de huevos de gallinas camperas y limitando la producción de huevos de granjas industriales  de gallinas que no conocen la luz del día y pasan toda su corta vida medicadas

Se da por demostrado que el incremento de 50 céntimos en un huevo con el 0 delante está justificado en razón de salud del consumidor y lo no menos importante el impacto ambiental en general y del animal en particular, fomentando un modelo de crecimiento.

El origen es importante, la calidad aun mas, las certificaciones y distinciones fundamentales y necesarias, pero el criterio del consumidor, la exigencia en un producto de calidad, priorizar la alimentación con más presupuesto, y ganar en conciencia, hará del consumo un acto responsable, saludable y sostenible.